¿Qué creemos?

Creemos que la Biblia es la Palabra de Dios y que Él mismo es el Autor, habiéndonos revelado su voluntad en el Antiguo y el Nuevo Testamento. 1 Tesalonicenses 2:13; Salmo 119:105; Jeremías 15:16. Ellas son inspiradas directamente por Dios, ya que el Espíritu Santo iluminó el entendimiento de los escritores. 2  Pedro 1:19-21; 2 Timoteo  3:15-17.

Leer más: 1.- La biblia

Creemos en un Dios eterno, Omnipotente, Omnipresente y Omnisapiente. Él es el Creador, Gobernante y Sustentador de todo el Universo.
Génesis 17:1; Salmos 90:1, 2; 91:1, 2; 139:1-12; Isaías 44:6; 45:5, 6, 18; 1 Timoteo 6:16.

Creemos que “Dios es Espíritu” y un Ser personal. Juan 4:24. A través de la creación del ser humano según “su imagen” se reveló como un Dios personal. Génesis 1:26,27; Daniel 7:9,10. La fe en Cristo es el único camino por medio del cual podemos llegar a Dios. Hebreos 11:6

Creemos que Jesucristo es el Hijo de Dios; es la imagen misma de su Padre. Hebreos 1:1-3, 8; Colosenses 1:15; 2:9; 1 Timoteo 3:16.

Leer más: 3.- Jesucristo

Creemos que el Espíritu Santo se encontró en acción desde el principio, y se encuentra constantemente en acción en la salvación. Génesis 1:2 ; Salmo 51:11; Isaías 63:10,  11.
La Biblia nos informa ya en sus primeras páginas sobre su actuación en los corazones de los seres humanos. Génesis 6:3. Creemos que el Espíritu Santo es el representante de Cristo en la tierra. Él convence de pecado, lleva al arrepentimiento y a la conversión. Renueva y transforma al ser humano. Además, guía a la verdad, lleva al conocimiento de la voluntad divina, y da fuerza para la obediencia y la victoria sobre el pecado. Juan 3:5, 6; 14:16, 17; 16:13.

Leer más: 4.- El Espíritu Santo

Creemos que Dios en el sexto día de la creación creó al hombre a su imagen, perfecto y con la facultad de libre albedrío. Génesis 1:26-28. “Su naturaleza estaba en armonía con la voluntad de Dios. Su mente era capaz de comprender las cosas divinas.
Sus afectos eran puros, sus apetitos y pasiones estaban bajo el dominio de la razón. Era santo y se sentía feliz…” –Patriarcas y Profetas, págs. 25-26.

Leer más: 5.- El Origen de la humanidad

Creemos que por su desobediencia al mandamiento divino el ser humano introdujo el pecado en el mundo (Génesis 2:16, 17; 3:6), y por ello su naturaleza se hizo mala. La consecuencia del pecado es la muerte. Romanos 5:12; 6:23; Salmo 14:3; Job 14:4. “Dios es amor”. Este amor insondable había previsto un camino de salvación para la humanidad perdida. No existía otra posibilidad, sino que Jesús tomase sobre sí la culpa y el castigo del pecado. 1 Juan 4:16; Juan 3:16; Isaías 53:4-6; 1 Pedro 2:24.

Leer más: 6.- El Plan de salvación

Creemos que los Diez Mandamientos son perfectos y como norma de vida y práctica tienen vigencia para todos los seres humanos. Eclesiastés 12:13; Mateo 5:17, 18; Romanos 3:28, 31; 7:12; Apocalipsis 12:17; 14:12.
La Biblia enseña que Dios mismo proclamó los Diez Mandamientos sobre el monte Sinaí y los escribió con su propio dedo en las dos tablas de piedra. Éxodo 31:18; 32:15, 16; Deuteronomio 4:12, 13.

Leer más: 7.- La Ley de Dios, los Diez Mandamientos

Creemos que el cuarto mandamiento es inmutable, igual que todos los demás, y es válido para todos los seres humanos. El sábado fue instituido por Dios después de los seis días de la creación, quien lo bendijo y santificó; y distinguió mediante su descanso. Fue dado como memorial de la creación y como día de reposo para los seres humanos; por lo tanto, es llamado también día del Señor. Dios nos ordena santificar este día por medio del descanso del trabajo, empleando su tiempo en la adoración y el servicio religioso. El sábado es al mismo tiempo símbolo de salvación, una señal de santificación, un testimonio de obediencia y una anticipación de lo que será la vida eterna en el reino de Dios. El día de reposo divino es la señal especial de sus hijos obedientes en el tiempo del fin. Génesis 2:1-3; Éxodo 20:8-11; 31:15; Levítico 23:3; Marcos 2:27 , 28; Lucas  16:17.

Leer más: 8.- El Cuarto mandamiento: el sábado

Creemos que Dios instituyó el matrimonio en el Paraíso y lo bendijo y santificó. “De manera que la institución del matrimonio tiene como su autor al Creador del Universo. … Fue una de las primeras dádivas de Dios al hombre, y es una de las dos instituciones que, después de la caída, llevó Adán consigo al salir del paraíso.”

Leer más: 9.- El Matrimonio

Creemos que la profecía de Daniel 7:25, “… y pensará en cambiar los tiempos y la ley; …”, se ha cumplido. Se anuló de los Diez Mandamientos el segundo que prohibe la veneración y adoración de las imágenes.
El sábado, establecido en el cuarto mandamiento, se cambió por la introducción injustificada del primer día de la semana, el domingo, como día de reposo del estado y de la iglesia. El décimo mandamiento fue dividido en dos para restablecer de nuevo el número “diez”.

Creemos que Dios dio al pueblo de Israel, a través de Moisés, diferentes estatutos concernientes al sistema de sacrificios y ceremonias del servicio del templo, los cuales ilustraban la obra redentora de Cristo. Estos eran una sombra y símbolo de las cosas futuras. La validez de esta ley finalizó cuando Jesús clamó en la cruz: “Consumado es”. Hebreos 10:1 ; Colosenses  2:17.

Leer más: 11.- La Ley ceremonial de Moisés

Creemos que tras la caída en el pecado, el ser humano perdió su elevada posición ante Dios, y desde entonces todos los seres humanos se encuentran bajo el pecado y sus consecuencias. Nace ya con debilidad y tendencia al mal, y sometido al poder de la muerte. “Su naturaleza quedó tan debilitada por la transgresión, que ya no pudo -por su propia fuerza- resistir el poder del mal. … “Por su caída el hombre se enajenó de Dios y la tierra quedó separada del cielo. A través del abismo existente entre ambos no podía haber comunión alguna.” –El Camino a Cristo, págs. 23, 26. 

Leer más: 12.- El Estado del hombre

S5 Box

Login